martes, 12 de septiembre de 2017

Siglo XIX - Zenobia Camprubí

            Breve Biografía de Zenobia Camprubí

Zenobia Camprubí Aymar nació en 1887 en Malgrat de Mar, Barcelona. Escritora, feminista, traductora y lingüista española

Zenobia fue la única hija mujer de cuatro hijos que tuvo el matrimonio de Isabel Aymar y Raimundo Camprubí; fue educada por su madre, una mujer puertorriqueña muy culta y adinerada y profesores particulares. Debido al trabajo de su padre, Ingenieros de Caminos y puertos, debían viajar a distintos destinos. A partir de 1896 vivió algunos años en Estados Unidos y dominaba perfectamente el inglés y el francés. 

De regreso a España, en 1900 Zenobia y una amiga fundaron la sociedad Las Abejas Industriosas, donde cosían ropa para los pobres. Unos años más tarde, Zenobia comenzó a escribir y publicó varios trabajos literarios, entre ellos “Una escapada milagrosa”, “El desván que he conocido” y un relato autobiográfico “Malgrat” sobre su infancia en el balneario. Obtuvo un premio literario: una Insignia de Oro de la revista neoyorquina St. Nicholas por su trabajo “Cuando mi Abuela asistía a la escuela”

En 1905 partió de nuevo a Estados Unidos, donde asistió a eventos sociales y culturales. Estudió en la Escuela de Pedagogía de la Universidad de Columbia y cursó estudios de literatura inglesa, composición, latín y música. En 1909 regresó a España y se instaló en La Rábida, Huelva, donde su padre se desempeñaba como ingeniero jefe. Zenobia, inquieta, alegre y de gran espíritu humanista, colaboró con sociedades benéficas e instaló en su casa una escuela al aire libre, para enseñar a los niños campesinos a leer y escribir. Siguió publicando artículos en revistas norteamericanas. 

Instalada en Madrid, Zenobia, inteligente e independiente, se involucró en proyectos culturales, asistía a conferencias y tomó cursos de verano en la Residencia de Estudiantes de la Institución Libre de Enseñanza. En 1913 conoció al ya reconocido poeta Juan Ramón Jiménez (1881-1958); al poco tiempo comenzaron una larga colaboración literaria: tradujeron juntos al español libros del poeta indio-bengalí Rabindranath Tagore (1861-1941) que tuvieron mucho éxito.

A principio de 1916 Zenobia y Juan Ramón se casaron y hasta su fallecimiento, 40 años más tarde, se convirtió en compañera y colaboradora de su esposo en todos sus proyectos literarios. Siguió su tarea de traductora de más de veinte libros de distintos autores, entre ellos W. Shakespeare (1564-1616) y Edgar Alan Poe (1809-1849). Juan Ramón era un hombre depresivo e hipocondríaco, estuvo en varias ocasiones internado en el hospital psiquiátrico y a veces creía que estaba agonizando, por lo que sus ingresos eran escasos y pasaban muchas dificultades económicas. 

Zenobia, dinámica y emprendedora, se puso al frente de pequeños negocios, una tienda de Arte Popular, para promoción y exportación de artesanías españolas, bordados, cerámicas y libros a América; también amueblaba con gusto y empeño apartamentos de alquiler para extranjeros. Fue secretaria y socia fundadora del Lyceum Club Femenino en 1926, una de las primeras asociaciones de mujeres creada en España junto a sus amigas Maria de Maeztu  y Victoria Kent.  Considerada una de las primeras feministas, fue una activa luchadora por los derechos de la mujer,  colaboraba con energía y determinación en distintos proyectos con ese fin. 

La mayor tarea que se impuso Zenobia fue la de ocuparse de Juan Ramón, protegiendo su privacidad, rodeándole de facilidades: además de su esposa, fue su secretaria, su enfermera y cuidadora. La potencialidad que tenía como escritora, quedó definitivamente relegada; anulaba todos sus planes o compromisos cada vez que su marido la requería, ya fuera para copiar los poemas o simplemente, para acompañarlo. 

En 1936, al comienzo de la guerra civil española, se exiliaron en Cuba; más adelante en 1942 difundió la cultura y la lengua españolas como profesora de Lengua y Literatura en la Universidad de Washington y luego a partir de 1951 en la de Puerto Rico. Ese mismo año le diagnosticaron cáncer de útero y fue a Boston a operarse; un año después recibió en Puerto Rico la ciudadanía estadounidense. 

En 1954 Zenobia publicó su obra autobiográfica “Juan Ramón y yo”; dos años más tarde reapareció el cáncer. Por no abandonar a Juan Ramón, se sometió a la radioterapia en Puerto Rico que fue muy agresiva. En octubre de 1956 Juan Ramón Jiménez recibió el Nóbel de Literatura;  tres días después Zenobia moría en el hospital de Puerto Rico. Tras la muerte del poeta en 1958, los restos de Zenobia y Juan Ramón fueron trasladados al cementerio de Jesús de Moguer, ciudad natal del poeta, en Huelva. 

En 1991 la escritora cubana Graciela Palau de Nemes (1919- ) experta en la obra de Juan Ramón, publicó la primera parte del diario de Zenobia, escrito durante sus casi veinte años de exilio. Diario I, Cuba (1937-1939). Más adelante se publicaron Diario II, Estados Unidos (1939-1950) y Diario III, Puerto Rico (1951-1956).

miércoles, 23 de agosto de 2017

Siglo XX - Leonilda González

         Breve Biografía de Leonilda González

Leonilda González nació en 1923 en “Paraje Minuano”, zona rural del departamento de Colonia. Pintora, dibujante y grabadora uruguaya

Se educó en la ciudad de Colonia, en 1940 se trasladó a Montevideo y a los veinte años ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes donde estudió bajo la orientación de los artistas plásticos Miguel Ángel Pareja (1908-1984) y Ricardo Aguerre (1897-1967). Unos años más tarde, en 1949 viajó a París a perfeccionarse en los talleres del pedagogo André Lothe (1885-1962) y del pintor Fernand Léger (1881-1955). De regreso a Uruguay, Leonilda fue profesora de Xilografía en los Talleres de Grabados organizados por el Museo Nacional de Artes Plásticas y Visuales. 

Fundó en 1953, junto a otros artistas, el Club de Grabado de Montevideo (CGM), institución cultural dedicada a difundir y promover el acceso a las técnicas gráficas. Se desempeñó como docente de xilografía e impulsó exposiciones y salones de grabado. En 1958 realizó una exposición individual en el Subte Municipal de Montevideo y en 1970 en La Habana, Cuba. Participó en varias muestras colectivas: expuso en Buenos Aires, La Habana, Panamá, Puerto Rico, Brasil y otros. Desde 1960 a 1966 estuvo casada con el pintor y grabador uruguayo Carlos Fossatti (1928-1981), también miembro del Club de Grabado. 

Luego de una serie de “Pájaros”, Leonilda comenzó en 1968 una serie de “Novias revolucionarias” donde se mezclan la ternura y el humor, protesta e ironía, representando el matrimonio como pérdida de libertad, en alusión a la época de la dictadura; estos grabados son como símbolo de resistencia. 

Por su trayectoria ha recibido premios y reconocimientos en su país y en el exterior. Obtuvo el Premio “El Mundial” en el primer certamen latinoamericano de xilografía en Buenos Aires y el Primer Premio de xilografía en la Exposición de La Habana en 1968, otorgado por Casa de las Américas. En Uruguay ganó el Premio “El Galpón” por su xilografía "Novias revolucionarias III", en el 3er. Salón de Grabado. Leonilda fue presidente del Club de Grabado de Montevideo desde su fundación hasta su partida al exilio en el año 1976, durante la dictadura cívico militar. 

Se radicó primero en Perú y a partir de 1980 en México, representando al Club de Grabado en sus viajes por diversos países de América Latina. Luchadora incansable, destacada artista uruguaya, multifacética y vital paseó su talento artístico, realizando talleres, cursos y exposiciones: se destacó como pintora, grabadora, ilustradora y experta en xilografía. Comenzó una etapa de trabajos en pastel

Tras diez años de exilio, regresó en 1986 a Uruguay, unos años después fundó en su domicilio el taller de xilografía “José Guadalupe Posadas” (grabador mexicano 1852-1913) donde continuó con la docencia. En 1999 recibió el «Premio Morosoli de Plata» en reconocimiento a su trayectoria en Grabado, otorgado por la Fundación Lolita Rubial En 2006 obtuvo el «Premio Figari» del Banco Central del Uruguay. 

Leonilda editó el libro “Títeres” donde recopiló sus xilografías y “Esta soy yo” (1994) su autobiografía donde describió su infancia en el entorno campesino. Más tarde en 2011 publicó su segundo libro autobiográfico “La Carpeta negra” relato de sus vivencias y de la solidaridad que encontró durante los años de exilio. 

Leonilda González falleció en enero de 2017, la última del grupo fundador del Club de Grabado de Montevideo. Su obra se encuentra expuesta en el Museo Juan Manuel Blanes y el Museo Nacional de Artes Visuales.

viernes, 18 de agosto de 2017

Siglo XIX - Emily Jennings Stowe

        Breve Biografía de Emily Jennings Stowe

Emily Jennings Howard Stowe nació en 1831 en el sur de Norwich, Alto Canadá (hoy Ontario). Activista, feminista y médica

Emily y sus cinco hermanas se educaron en una escuela cuáquera co-educacional, mientras su madre les inculcaba el interés por la curación a base de hierbas y la homeopatía. Desde muy joven y durante siete años Emily fue maestra en escuelas locales. En 1852 solicitó la admisión en la Universidad de Victoria, en Ontario, pero fue rechazada por ser mujer. Entró en la Escuela Normal Superior de Canadá, en Toronto, donde se graduó con honores de primera clase en 1854. Fue la primera mujer en ser designada directora de una escuela pública en el Alto Canadá. 

En 1856 Emily se casó con John Stowe (1831-1891) y tuvieron tres hijos, una mujer y dos varones. Luego de nacer su tercer hijo, en 1863 a John le diagnosticaron tuberculosis, por lo que Emily decidió estudiar medicina. Como en Toronto no admitían mujeres, se inscribió en el Colegio Médico de la Mujer de Nueva York a estudiar medicina homeopática, donde se graduó en 1867; Emily regresó a Canadá y practicó la medicina en Toronto, como especialista en enfermedades de mujeres y niños. Sufrió multas y amenazas por ejercer sin licencia de su país. Su esposo John, luego de estar cerca de diez años recuperándose en un sanatorio, se formó como dentista. 

Aunque Emily estaba graduada de médica y tenía licencia extranjera, con mucha determinación se presentaba ante el Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario, pero, año tras año, era rechazada. Finalmente, en 1880 logró que ese Colegio, le concediera el permiso para ejercer la medicina, teniendo en cuenta su experiencia con la medicina homeopática. Fue la segunda mujer médica con licencia para practicar la medicina; la primera mujer en convertirse legalmente en médico y autorizada a ejercer fue Jennie Kidd Trout (1841-1921) quien la obtuvo en 1875. 

Emily fue pionera y una firme defensora de los intereses de las mujeres, en 1877 fundó el Club de Mujeres Literarias de Toronto, el cual, cinco años más tarde se llamó el Club de Sufragio de las mujeres de Toronto. Valiente e incansable luchó por el desarrollo intelectual de las mujeres y la educación superior. Su hija Augusta Stowe (1857-1943) ingresó en 1879 en la Facultad de Medicina de la Universidad de Victoria, Toronto (el Toronto Womans´s Medical College), donde se graduó en 1883, siendo la primera mujer en obtener un título de médica de una universidad canadiense. 

La determinación de Emily junto a la Asociación del Sufragio condujo a la creación de la primera Universidad Médica de la Mujer en Ontario. Años más tarde, en 1889 fundó la Asociación de Enriquecimiento de la Mujer del Dominio (Asociación de Enfranchisement de Mujeres Dominion (DWEA). Emily fue el primer presidente de la DWEA hasta su muerte, su hija le sucedió como presidente. 

En 1893 Emily Jennings Stowe se retiró de la medicina y murió en 1903; catorce años más tarde Canadá le otorgó a las mujeres el derecho a votar.

miércoles, 19 de julio de 2017

Siglo XX - Soledad Barrett

           Breve Biografía de Soledad Barrett

Soledad Barrett Viedma nació en 1945 en Paraguay. Activista y militante de la resistencia. 

Su abuelo, el escritor anarquista español Rafael Barrett (1876-1910), en 1904 se estableció en Paraguay y se dedicó a denunciar las injusticias sociales, sobre todo la explotación esclavista de los trabajadores de los yerbales. Fue encarcelado y desterrado a Matto Grosso, en Brasil; murió en Francia, con 34 años, enfermo de tuberculosis. Años después su hijo Alejandro Rafael Barret López (1907-1980), conocido como Alex, padre de Soledad, también fue perseguido en Paraguay por sus ideas políticas; tras cinco años exiliado en Argentina pudo retornar a su país.

Soledad, una de los diez hijos que tuvo Alejandro y Deolinda Viedma, teniendo el ejemplo de su abuelo y su padre, siendo muy joven militó en grupos políticos, como el grupo “gorriones”, que estaba vinculado con el Frente Juvenil-Estudiantil y el Frente Unido de Liberación Nacional. 

A partir de 1954 en Paraguay se instaló la dictadura del general Alfredo Stroessner (1912-2006) que duró 35 años: hubo torturas, secuestros y asesinatos. Alex integró el Frente Unido de Liberación Nacional (FULNA) de ideales comunistas; debido a la lucha armada por el clima represivo, debió emigrar en 1961 junto a su familia, esta vez, rumbo a Uruguay.

En 1962, a los 17 años, Soledad fue raptada por un grupo neo-nazi, por su condición de dirigente estudiantil, la encapucharon y la metieron en un auto. Fue obligada a gritar sus consignas; “Viva Hitler, Muera Fidel”, con valentía gritó “Muera Hitler, Viva Fidel y la Revolución Cubana”. Al no lograr lo que querían le grabaron esvásticas en los muslos con una hoja de afeitar y la tiraron a la calle dejándola abandonada. Era el comienzo de la violencia antes de la instauración del régimen militar uruguayo. 

Luego de este atentado, Soledad muy decidida, se exilió en Cuba donde recibió entrenamiento guerrillero. En 1968 se casó con el brasileño José María Ferreira de Araújo (1941-1970) militar de la Marina de Brasil y un año después nació su hija Ñasaindy (=en guaraní Luz de Luna).

Desde 1964 a 1985, en Brasil hubo una violenta dictadura militar: el poder estuvo en manos de las Fuerzas Armadas. José María retornó a su país en 1970, para unirse al grupo de resistencia la Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR): pocos meses después, fue arrestado y torturado, muriendo en el cuartel del DOI CODI SP (Repartición policial represiva de San Pablo) en setiembre de ese año.

A principios de 1971 Soledad  dejó a su pequeña hija al cuidado de Damaris Lucena, una brasileña que tras el asesinato de su marido y las torturas sufridas se exilió en Cuba. Con falsa identidad, Soledad  volvió a Brasil para averiguar el paradero de su esposo: allí se enteró de su asesinato. Solidaria, sensible a los dolores ajenos, rebelde ante las injusticias, decidida y valiente, no dudó en seguir la lucha: se integró a la guerrilla contra la dictadura y fue enviada a Recife con otros combatientes. Comenzó una amistad con José Anselmo Dos Santos, “el Cabo Anselmo” que había sido compañero de José María en la Marina y participaba de las acciones de VPR. Soledad y Anselmo se convirtieron en pareja, sin saber que el Cabo Anselmo era un espía infiltrado en la guerrilla, que colaboraba con los sanguinarios grupos de la represión. 

El 8 de enero de 1973 se conoce como "la masacre de la Chacra de São Bento". Allí, en Recife, fueron torturados y asesinados seis de los siete miembros del grupo insurgente, el que logró escapar fue el Cabo Anselmo, el delator. Entre los asesinados estaba Soledad Barret Viedma, su joven mujer que, dos días antes, había cumplido 28 años.

El Cabo Anselmo vivió en la clandestinidad, protegido por el Cenimar (Centro de Información de la Marina) y de la CIA. En 1999 en una entrevista confirmó su traición y declaró que había colaborado con el aparato represor. A él se debió durante dos años, la muerte o desaparición de decenas y decenas de luchadores de la izquierda brasileña. 

A partir de 1995 se creó por ley, en Brasil,  una “Comisión Especial de Reconocimientos de los Muertos y Desaparecidos Políticos”. El cuerpo de Soledad sigue desaparecido y no se ha emitido certificado de defunción. 

Ñasaindy Barret de Araújo, la hija de Soledad, luego de vivir diez años en Cuba, vivió en Brasil bajo nombre falso, pero en 1996 pudo tener documentos con sus apellidos verdaderos. Ha recibido el pedido de disculpas del Estado Brasileño.

lunes, 15 de mayo de 2017

Siglo XIX - Julia Lafranconi

           Breve Biografía de Julia Lafranconi

Julia Lafranconi nació en Isla Juncal, cerca de Carmelo, Uruguay en 1890. Navegante del río Uruguay y guardabosque de la Isla Juncal.

La Isla del Juncal está ubicada en el lugar donde se unen los ríos Paraná y Uruguay, entre las costas de Guazucito, pueblo del lado argentino y Carmelo del lado uruguayo; estos ríos forman el estuario y nace allí, el kilómetro cero del Río de la Plata.

A mediados de 1880 se estableció su primer habitante, Enrique Lafranconi, de ascendencia italiana, convencido que este pequeño suelo se convertiría pronto en una isla donde poder plantar álamos, anacagüitas y cultivar una huerta; la tierra arenosa fue acumulando sedimentos, camalotes, troncos y arena hasta formar una pequeña isla (la última medición es de 1969: tenía más de 500 hectáreas). Poco después Enrique junto a una negra liberta de la ciudad de Salto, María Concepción Sosa Lago, tuvo seis hijos, siendo Julia la segunda. 

Cerca del año 1900 la madre enloqueció y fue llevada a un hospicio de Montevideo, del cual nunca saldría; años después murieron el padre y los dos hermanos menores. Lugar de poca o ninguna vigilancia policial, era el refugio ideal elegido de piratas, aventureros y contrabandistas: cuatreros que robaban ganado en las estancias de Buenos Aires, cruzaban el rio Paraná para venderlos en Entre Rios o en Uruguay.

Julia de 15 años, un hermano mayor y dos hermanas menores vivieron juntos en la Isla Juncal. Subsistieron haciendo frente a la adversidad del paraje, pescando y vendiendo frutos tanto en Carmelo como en el Puerto de Frutos del Tigre. Vistiendo ropa de hombre y armada con un rifle, Julia navegaba entre las costas; estableció un saladero de anchoas y compró una nueva barca a la cual bautizó “El tiempo se lo dirá”. Esta mujer alta y de mirada penetrante, frecuentaba las tabernas bebiendo y fumando junto a los hombres del lugar. 

Del comercio de los frutales, pasó a regentear el contrabando, vendiendo repuestos para camiones, máquinas y tractores desarmados; era una zona de tránsito obligado para inmigrantes indocumentados: primero judíos huyendo de la Segunda Guerra Mundial, más tarde nazis desde 1941 a 1950 rumbo a la Argentina de Juan Domingo Perón. Ya en esta época era “Doña Julia”, dueña y señora de la Isla: aduaneros, comerciantes y grandes señores de Buenos Aires hacían negocios con ella. Mujer aguerrida y de voluntad inquebrantable, Doña Julia era fuerte, firme, decidida, a la vez, era temida y muy respetada.

Al morir Alba, una de sus hermanas, se hizo cargo de las dos sobrinas, años después estas se radicarían en Carmelo. A la hermana menor, Josefina, la echó de la isla, con sus dos hijos, y se quedó con el marido; según la versión que circula, vivió varios años con este hombre Ramón Guillermino, pero como venganza, años más tarde, una de las sobrinas huyó con él de la isla.

En los años ’50 el entonces presidente del Uruguay desde 1947 a 1951, Luis Batlle Berres (1897-1964) la nombró Guardabosque de la Juncal para frenar la expansión argentina en el delta. Patrona de la Isla Juncal, Doña Julia supo imponerse a los hombres más feroces y vivió sola en la isla siempre con su carabina en la espalda y fue la última pobladora de la isla.  

Julia Lafranconi falleció a los 86 años, en 1976 y está sepultada en el cementerio de Carmelo, en un panteón que se hizo construir. Los habitantes de más edad de la ciudad la recuerdan con nostalgia; la isla hoy está deshabitada.  

Libro:  "Tres muescas en mi carabina" - Carlos María Dominguez - 2012

Siglo XX - María Valéria Rezende

            Breve Biografía de María Valéria Rezende

María Valéria Rezende nació en 1942, en Santos, en el litoral de San Pablo. Activista, escritora, educadora y monja brasileña. 

La mayor de seis hermanos, María Valéria vivió en Santos hasta los 18 años, ayudando en la crianza de sus hermanos. Entró en la Congregación de Nuestra Señora – Santo Agostinho Cónegas, donde a los 24 años profesó como monja. Durante la Dictadura Militar brasileña (1964-1985) el movimiento de la Teología de la Liberación y fieles de la Iglesia Católica, entre los que se encontraba María Valéria, comenzaron una Campaña de Alfabetización  en diferentes regiones del país. A través de un largo proceso de educación y concientización se internaban en el campo y en los barrios obreros para ayudar a los trabajadores y a los militantes que luchaban contra el régimen militar. 

María Valéria debió exiliarse y vivió en lugares como Angola (Africa), Timor Oriental (en el archipiélago malayo) y Francia, donde se especializó en literatura francesa en la Universidad de Nancy y obtuvo una maestría en sociología.  Fue invitada en 1979 para ir a Nicaragua, durante la Revolución Sandinista (1879-1990), a ocuparse de la alfabetización de los agricultores; más tarde viajó a Cuba. para enseñar a los trabajadores de los cañaverales. Gran activista y valiente, en 1985 y durante diez años, pasó varios meses en Cuba para organizar Encuentros Latinoamericanos y Caribeños de Educación Popular, en Casa de las Américas. 

De regreso a Brasil, vive a partir de 1988 en Joäo Pessoa; esta monja misionera, ha viajado por todo el mundo enseñando y predicando la palabra de Dios. Debutó como escritora en 2001 con su libro “Vasto Mundo”, “historias” de la gente del noreste del Brasil: con humor, originalidad y mucha sensibilidad, nos habla de sus vivencias sobre el dolor y el amor, el miedo y las relaciones sociales. María Valéria es autora de novelas, cuentos, crónicas, literatura infantil y juvenil; ha plasmado en su obra literaria sus experiencias en diferentes culturas, la alfabetización de adultos, sus sentimientos y sus impresiones. 

Fue ganadora varias veces del Premio Jabuti, otorgado por la Cámara Brasileña del Libroen 2009 en la categoría de literatura infantil, con el “Riesgo de Caracol”, en 2013 categoría juvenil con el “Oro dentro de la cabeza” y en 2015 por el libro de ficción “Cuarenta días”. En enero de 2017 recibió el Premio Casa de las Américas por “Otras esquinas” un libro intenso y lleno de reflexiones. Sobre este premio María Valéria ha declarado: “Este, en el fondo de mi corazón, ha sido siempre EL PREMIO que yo deseaba ganar. Es como una confirmación de mi “cubanidad” que sigue siendo una de las cosas más importantes de mi vida”

Mujer fuerte y decidida, ha dedicado su vida a la educación y la alfabetización de jóvenes y adultos. Está escribiendo una nueva novela “Carta a la reina loca” sobre mujeres brasileñas de la época colonial. María Valéria Rezende vive en Joäo Pessoa con tres hermanas de la congregación; activa e incansable, con sus 75 años sigue trabajando en proyectos sociales y actualmente ayudando a los inmigrantes procedentes de África y Haití.

miércoles, 5 de abril de 2017

Siglo XIX - Eleanor Roosevelt

Breve Biografía de Eleanor Roosevelt

Anna Eleanor Roosevelt nació en 1884 en Nueva York. Escritora, educadora, activista por los derechos humanos y feminista. 

Nació en una familia de gran riqueza de la alta sociedad neoyorkina; siendo niña murieron sus padres y un hermano, lo que dejó en Eleanor una depresión de por vida. Se crió en la casa de su abuela materna con profesores particulares y a los 15 años fue enviada a un colegio privado en Londres, Inglaterra. Eleonor fue muy influenciada por la directora, Marie Souvestre (1835-1905) una destacada educadora feminista con la que mantuvo una gran amistad y correspondencia hasta su muerte. 

En 1905, unos años después de su regreso a Nueva York, Eleanor se casó con un primo lejano Franklin Delano Roosevelt (1882-1945). Al ser la sobrina del entonces presidente Theodore Roosevelt (1858-1919), la boda fue noticia en primera plana de los periódicos. Eleanor y Franklin tuvieron seis hijos. 

En 1910 Franklin comenzó su carrera política como senador por el estado de Nueva York y Eleanor acompañó a su esposo y participó en diferentes organizaciones. En 1914 en la Primera Guerra Mundial ingresó en la Cruz Roja; apoyó la Liga de las Mujeres Votantes y la División de Mujeres del Partido Demócrata. Unos años más tarde, tras enterarse de la infidelidad de su esposo, la pareja se distanció, aunque siguió unida ante la sociedad. 

En 1921 cuando Franklin se enfermó de poliomielitis, Eleanor estuvo a su lado y comenzó a hacer apariciones públicas en nombre de su marido para apoyarlo en su carrera política. Fue una gran activista social, con gran entereza y decisión, desarrolló programas para que las mujeres recibieran mejores salarios y trabajasen menos horas, luchó por la abolición del trabajo infantil. Fue una influyente líder del Partido Demócrata del Estado de Nueva York.

En 1927 Eleanor junto a las educadoras Marion Dickerman (1890-1983) y Nancy Cook (1884-1962) compró la Escuela Todhunter para chicas de clase alta: allí impartían un programa preparatorio para entrar a la universidad. Eleanor enseñaba cursos de nivel superior en literatura e historia estadounidenses, enfatizando en el pensamiento independiente y el compromiso social. Fue obligada a dejar la enseñanza a partir de la elección de su marido como presidente. 

En 1933 se convirtió en la Primera Dama cuando Franklin Delano Roosevelt fue electo Presidente de los Estados Unidos de América. Fue una “primera dama muy polémica” y muy criticada: dio más de 300 conferencias para mujeres periodistas, participó en múltiples actos políticos en defensa de los derechos femeninos, de las mujeres afroamericanas y de los derechos civiles en general. Invitó a cientos de personas afroamericanas a la Casa Blanca, entre ellas a la educadora Mary McLeod Bethune, con quien mantuvo una gran amistad. 

Cuando en 1939 la organización Hijas de la Revolución impidió a la cantante lírica negra Marian Anderson cantar en el Salón de la Constitución, porque “sólo actuaban artistas blanco”, Eleanor, en contra de la discriminación racial, organizó un concierto en la plaza del monumento a Lincoln para la cantante que congregó a más de 75000 espectadores.

Fue la única Primera Dama en escribir más de sesenta artículos en revistas nacionales, tenía una columna llamada “Mi Día” en un periódico que aparecía seis días a la semana donde expuso sus pensamientos y expresó sus opiniones; también presentó un programa semanal de radio. Hizo campaña para una guardería patrocinada por el gobierno para las madres trabajadoras. 

Tras la muerte de su marido en 1945, luego de más de doce años como presidente, Eleanor siguió su lucha incansable: fue delegada de la Asamblea General de las Naciones Unidas y en 1947 elegida presidenta en la Comisión por los Derechos Humanos, participó en la formulación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Fuera de su trabajo político, Eleanor fue autora de varios libros sobre su vida y sus experiencias: “Esta es mi Historia” (1937), “Recuerdo Esto” (1949), ”Por mí Misma” (1958) y ”Autobiografía” (1961). En su libro póstumo “Mañana es ahora” publicado en 1963 escribió: “Quedarse al margen no es ninguna solución, sino simple cobardía“ y "Resulta mejor encender una vela, que maldecir la oscuridad." 

Continuó participando activamente en la vida política de su país y a luchar por los más desfavorecidos. Eleanor Roosevelt falleció en 1962, a los 78 años de edad.

martes, 7 de marzo de 2017

Siglo XX - Carmen Richardson

      Breve Biografía de Carmen Richardson

Carmen Belén Richardson nació en 1930 en San Juan, Puerto Rico. Destacada actriz y comediante

Carmen comenzó su carrera de actriz con tan sólo 9 años en las telenovelas de radio en las estaciones WNEL y WIAC. Más tarde participó en dramas estudiantiles en la Escuela Superior Central de Santurce, donde en una ocasión, con 14 años, la vio actuar el escritor español Juan Ramón Jiménez quien se ofreció a pagarle la matrícula de la universidad. Asistió a la Universidad de Puerto Rico donde estudió Arte Dramático y obtuvo el Bachillerato en Psicología, con especialidad en Pedagogía.

Tras graduarse en 1954 comenzó a trabajar en televisión en el programa “El Colegio de la Alegría”, en el rol de Lirio Blanco una chica cómica, de grandes ojos expresivos. Carmen fue la primera actriz negra boricua en la industria de la televisión de Puerto Rico. Actuó también como comediante en otros programas: “La Criada Malcriada”, “Hogar, Dulce Hogar”, “Esto No Tiene Nombre”, “Ahí va eso”, entre otros. En la década del ´70 imitó de manera cómica a varias personalidades entre ella a la activista Angela Davis y  la cantante Roberta Flack. 

Después de veinte años de hacer papeles de comediante, donde deleitó al público con su frescura y simpatía, Carmen demostró su valor como actriz dramática en una variedad de personajes en telenovelas: “Cuando los hijos condenan”, “Las almas no tienen color”, “Ariana”, “Julieta”. Con sensibilidad y talento, tenía una gran versatilidad y en su interpretación de Caridad Carvajal, en la novela “El Idolo”, dignificó a la mujer negra en un rol estelar. 

En los inicios de los 80 fue invitada a trabajar durante tres años en México en varias telenovelas como “Soledad” y “Amalia Batista”. De regreso a Puerto Rico, en 1985 trabajó en el teatro en zarzuelas: “Cecilia Valdés”, “Flor de presidio”, “La Casa de las hojas azules”. 

Durante el V Festival de Arte "El Cemi" en 1989 en Puerto Rico se le otorgó el premio "Carlos Busquets", en reconocimiento a sus 40 años en el mundo del entretenimiento. Carmen se unió a Producciones MECA donde participó activamente en varios espectáculos y telenovelas. Se retiró en 1992 del ambiente artístico por razones de salud. 

Su esposo durante 37 años, Miguel Angel Flores, falleció en 1997 a los 62 años y tenían dos hijas biológicas y una adoptada. Luego que le diagnosticaron fibromialgia, Carmen estableció en el año 2000 una fundación con su nombre para concientizar a la comunidad sobre su enfermedad. 

Tras su larga lucha de sufrimientos Carmen Belén Richardson falleció en 2012.

jueves, 2 de marzo de 2017

Siglo XX - Lynn Conway

         Breve Biografía de Lynn Conway

Lynn Conway nació en 1938 en Nueva York. Ingeniero eléctrico e informático y una de las primeras transgénero. 

Nació como Robert (seudónimo para preservar su verdadera identidad) hijo de un ingeniero químico y una maestra y sufrió desde muy niño una disforia de género. Aunque era muy tímido, en sus estudios se destacó por su capacidad para las matemáticas y la astronomía; siendo adolescente construyó su primer telescopio reflector astronómico con el que pudo observar la luna.

A los 17 años, en 1955 entró en la Universidad Tecnológica de Massachusetts (MIT) para estudiar física y fue un alumno excelente. La vida en la universidad fue una liberación y lejos de la mirada de su madre, que lo castigaba y reprimía, comenzó a inyectarse estrógenos y a usar ropa femenina fuera del aula. En ese entonces, los médicos y psiquiatras consideraban la transformación de género como una “enfermedad mental” y discriminaban a las personas y las marginaban.

Robert fue denunciado ante el decano en MIT lo que lo llevó a cambiar de Universidad. Dejó el tratamiento de estrógenos, se licenció y obtuvo su maestría en 1963 en ingeniería eléctrica en Columbia. Durante esa época se casó con una joven que no sabía de su sufrimiento interior y fue padre de dos niñas. Tras su graduación comenzó a trabajar en IBM donde realizó una carrera de investigación informática: Robert diseñó un método de programación de instrucciones dinámicas (DIS). 

Pese al éxito profesional, sufría de angustia debido a la disforia de género; tras un intento de suicidio, bajo el cuidado del sexólogo Harry Benjamín (1885-1986) Robert comenzó el tratamiento de hormonas para su transición de género. Al saber la verdad, su esposa lo abandonó y le fue negado el acceso a sus hijas, también fue despedido de su trabajo en IBM a pesar de su gran desarrollo laboral. Perdió el trabajo, amigos y familia, pero valiente y decidido, enfrentando todas las adversidades, en 1968, completó su transición. 

Un año más tarde tenía una nueva identidad: Lynn Conway. Reanudó su carrera de diseñador de sistema digital y arquitecto de ordenadores en Memorex y luego en el Centro de Investigaciones de Palo Alto de Xerox (PARC). Logró el éxito profesional, pero Lynn vivia con temor de que descubrieran su pasado lo que le haría perder otra vez su trabajo. En la década de 1970 se convirtió en una mujer ingeniera exitosa. Lynn diseñó chips microelectrónicos y escribió junto al profesor Carver Mead (1934- ) del Instituto Tecnológico de California (Caltech)  el libro “Introducción a los Sistemas VLSI”, en el cual estudiaron miles de estudiantes y fue la base del progreso en informática y la tecnología de la información.

Gran científica Lynn se incorporó a la Universidad de Michigan en 1985 como profesor de Ingeniería Eléctrica e Informática y decano asociado de Ingeniería. Entusiasta y creativa realizó junto a sus alumnos varios proyectos de investigación. 

Lynn ganó muchos premios y honores por su contribución a la investigación, incluyendo la elección como miembro de la Academia Nacional de Ingeniería. En 1998 se retiró de la docencia como profesora emérita y vive junto a su marido Charlie en una zona rural de Michigan. 

Después de vivir treinta y un años con su secreto, Lynn, que se había reconciliado con sus hijas, en 1999 reveló su transexualidad y su innovador trabajo en IBM. Comenzó su activismo para proteger y ampliar los derechos de los transexuales; ha abogado por la igualdad de oportunidades y la protección del empleo en las personas trans principalmente en la industria de la tecnología.

martes, 3 de enero de 2017

Siglo XVII - Mariana Alcoforado

                Breve Biografía de Mariana Alcoforado

Mariana Alcoforado nació en 1640 en Beja, en la región de El Alentejo, al sur de Portugal. Religiosa y escritora

Nació dentro de una ilustre familia portuguesa, siendo la segunda hija de ocho hermanos. Su padre, para delegar su fortuna entre sus hijos varones, casó sólo a la primera hija, pero a las otras tres las encerró en un convento. Mariana fue la primera que entró, antes de cumplir once años, en el Convento de Nuestra Señora de la Concepción, de la Orden de Santa Clara. Los conventos eran centros culturales y allí las pupilas recibían una sólida educación; a los dieciséis años Mariana, sin ninguna vocación religiosa, profesó como monja franciscana, llevando una vida rutinaria y monótona. 

El período de 1640 a 1668 se caracterizó por enfrentamientos entre Portugal y España; esta guerra, de 28 años, fue la más prolongada y destructiva entre los dos países. Potencias no ibéricas colaboraron con los portugueses en contra del ejército español; tras la derrota española, este reino reconoció la independencia de Portugal en 1668.

En los conventos, durante los siglos XVI y XVII era común “los galanes de monjas” que frecuentaban los locutorios, les llevaban regalos y recibían confituras elaboradas por ellas; podían asistir solos o como acompañantes de los familiares de las religiosas. Fue así que Mariana a los 26 años conoció al capitán de caballería francés Noël de Boutton de Chamilly (1636-1715) amigo de su hermano Balthazar Vaz Alcoforado. Durante 1666 los dos jóvenes mantuvieron una relación que se prolongó durante largos meses. 

Amor clandestino, apasionado y sensual que le exigió a la monja mucho coraje y decisión: Mariana amó con locura y se entregó al placer. Cuando estos amores se hicieron públicos, el escándalo estalló; para una familia de prestigio como los Alcoforado, enterarse de estos amores sacrílegos fue una vergüenza. Chamilly abandonó a Mariana a finales de 1667 y volvió a Francia, temiendo que la familia se tomara venganza por su propia mano. Debido a la influencia de los Alcoforado toda mención al nombre de Mariana y sus amores fueron borrados: fue repudiada por su familia. Desde entonces se cruzaron entre los amantes algunas cartas. 

Tras la partida de Chamilly, Mariana se sintió engañada y traicionada, En las cartas que su amante recibió, ella expresó todo su amor y pasión así como el dolor que padeció: “Si pudiera salir de este aburrido convento, partiría sin pudor a buscarte y amarte…”; “Dentro de pocos días, hará un año que me entregué a ti, sin titubeos, transida de emoción”; “Conozco mi destino y no trato de vencerlo. Seré infeliz toda mi vida”; “Perdí mi reputación y me expuse a la maldición de los míos…”; “Adiós, quisiera no haberte visto nunca”. Mariana sabe que le duele más olvidarlo que amarlo sin esperanza, perdonó a Chamilly todo el dolor que le ocasionó: “No me arrepiento de haberte adorado…”

Las cartas aparecieron publicadas de manera anónima en París, en enero de 1669 como “Cartas portuguesas” las cuales obtuvieron un éxito inmediato y pronto circularon por toda Europa, en múltiples ediciones e idiomas. Era la historia, en cinco cartas, de “una pasión profunda de una pobre monja extranjera”, escritas entre diciembre de 1667 y junio de 1668 y cuya autoría se atribuyó al Conde de Guilleragues (1628-1685) director de la revista la Gazette de Francia. 

Durante treinta años Mariana hizo rigurosas penitencias y padeció grandes enfermedades. En 1709 fue designada Abadesa del Real Convento de Nuestra Señora de la Concepción. Mariana de Alcoforado murió a los ochenta y tres años, en 1723 y con más de sesenta años de clausura.

Muchos años después, casi finalizando el siglo XIX, Luciano Cordeiro (1844-1900) historiador y político portugués realizó una investigación exhaustiva y minuciosa sobre archivos y documentos del Monasterio de Nuestra Señora de la Concepción, donde vivió Mariana y publicó en 1888 “Sor Mariana, una monja portuguesa”, quedando confirmada la autoría de las Cartas de amor a la monja Mariana Alcoforado. En 1894 se publicó la primera versión en español.

Fuentes y Bibliografia
http://cashflow88.com/decisiones/mariana/mariana.pdf
http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/4001/Mariana%20Alcoforado
Protected by Copyscape Online Plagiarism Detection
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...